El crimen en el cuarto de al lado

Se dice que un autor tiene un número predeterminado de libros que puede escribir. Una novela o un libro de no ficción pareciera ser el equivalente intelectual de correr una maratón, o parir un bebé, que para algunos expertos son actividades equivalentes. Después de leer I’ll Be Gone in the Dark de Michelle McNamara, es lamentable considerar que únicamente pudo escribir este libro en vida. Hay muchas consideraciones que deben realizar con este libro. Para comenzar, aunque es su único libro, ella es una bloguera muy popular con cientos de entradas en su blog: True Crime Diary (trucrimediary.com), en donde aún se pueden encontrar un buen número de publicaciones, asociadas al tema de crímenes, asesinos en serie y casos sin resolver.

Además de ser la esposa de uno de mis comediantes favoritos, Patton Oswalt, no conocí mucho de McNamara.

MV5BOTM4MzE5NTYyMF5BMl5BanBnXkFtZTgwOTE0ODA3ODE@._V1_SY1000_CR0,0,786,1000_AL_

Photo by Jason LaVeris – © 2011 – FilmMagic – Image courtesy gettyimages.com // via imdb.com

Hay muchas cosas que desconocemos y más aún las que mal conocemos. Mi prejuicio prejuicio y machismo me haya causado sorpresa al ver la franqueza con la que la autora toma el control de la narración de un libro de crimen. Las escenas de violencia carecen de eufemismo y se esmeran de ofrecer una imagen clara de lo ocurrido. Esto puede ser chocante para algunos, pero es una de las fortalezas de McNamara.

No soy un experto en el género de True Crime, pero supongo que esta debe ser una de las principales herramientas de un escritor en este género. Como lector es algo interesante, pero frecuentemente es perturbante y me saca del fluir de la lectura. Las escenas que pinta McNamara son algo nuevo en mi vida de lector, o de consumidor de medio en general. Algo que la diferencia es el hecho que son eventos reales y cómo la autora escoge los puntos claves. Hay algo distinto a una simple parte policial: más que los hechos lo que nos impacta es lo cercano que estamos a la violencia, la forma en que nuestras vidas están frecuentemente a un paso de la violencia, de la destrucción de cicatrices físicas y emocionales que nos marcan de por vida.

Siempre están presente elementos tomados de la ficción, por ejemplo, las explicaciones conceptuales de las ciudades, personas y eventos que rodeaban el hecho. Podría parecer un facilísimo y algo hecho casi mecánicamente, sin embargo, es la parte que más me atrapa, como estas serie de eventos pudo conducir a un resultado inesperado, como estas historias son parte de un todo. No conocemos las vivencias de nuestros vecinos, ni siquiera de lo que ocurre en nuestro cuarto de al lado.

La estrategia de extrañamiento y horror no está en los descabellado de estos eventos, sino en lo cercano que están de nuestro diario vivir.

Más allá de eso, los villanos de McNamara no son genios criminales, pero sí profesionales  dedicados al arte de escaparte, prisioneros de sus instintos, pero intelectualmente astutos y conscientes de su supervivencia. Sus perfiles están en constante evolución y no es fácil identificarlos.

Soy un adicto de los misterios y los rompecabezas, aunque no tenga la capacidad para resolverlos con celeridad, sí me entretienen, y estoy seguro que entretienen a muchos. Ya han sido mucho los cuestionamientos que se han hecho a las personas que disfrutamos de estas historias. La relación que existe entre un autor y su obra es tan compleja como la de un lector y la obra, pareciera que el autor tendría una rol de dios creador, sin embargo, el hecho de disfrutar de esos fenómenos o eventos artísticos implica relaciones psicológicas mucho más complejas que el simple morbo. Nuestra necesidades de voyeur se relacionan con nuestra función social. Es interesante que muchos de estos crímenes no se desarrollan en las partes marginales de la sociedad, sino en espacios de la clases privilegiadas, en donde se esperaría el nivel más alto de desarrollo.

Deseo finalizar este libro pronto para poder ofrecer más ideas sobre una autora que no tuvo la oportunidad de poder desarrollar al máximo su potencial. No está demás ver a esta autora en otros géneros, sin embargo mi principal debilidad en este momento es mi falta de información de las novelas de True Crime.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s